top of page

AULAS AMABLES

GESTIONO LA ANSIEDAD

CONVIVO CON LAS SENSACIONES

Puedes ser consciente de que estás en el “aquí y ahora”, acepta el momento y las sensaciones molestas. Si permaneces con ellas por algún tiempo, sin tratar de evitarlas, podrás darte cuenta de que como vienen, se van. Elige hacia dónde te quieres dirigir, permanecer en el miedo o buscar un propósito.

RESPIRO SINTIENDO MI CUERPO

Combate la ANSIEDAD desde tu propio cuerpo: Respira lenta y profundamente, llevando el aire a la parte baja del abdomen. A lo largo del día conecta con tu cuerpo y tu respiración. Inspira por la nariz, retén el aire en tu abdomen y espira lentamente, imaginando que la tensión se escapa con la espiración. A más LENTO expulses aire, más sensación de RELAJACIÓN. Permítete hacer pequeñas pausas durante la jornada para practicar la atención plena, respirando y agradeciendo.

DEJO IR MIS PENSAMIENTOS

Los pensamientos vienen solos, los reconoces y no permaneces con ellos mucho tiempo, los dejas ir llevando la atención a tu cuerpo, a lo que estás haciendo o a la respiración, cambiando así el foco de tu atención e incluso pudes escribir lo que piensas, buscando y creando una nueva forma de verlo. También puedes darte autoinstrucciones: “Estos síntomas no son peligrosos, igual que vienen, se van” “ya lo he pasado antes y se va"

CREO EN MÍ, ¡PUEDO SUPERARLO!

Continúa con lo que estabas haciendo, centrándote en la tarea y estímulos externos. En pocos minutos te sentirás mejor, has conseguido pasar este momento y lo has podido superar por ti mismo/a.

ME CUIDO, PARA SENTIRME BIEN

Para ello, hazte estas preguntas frecuentemente: ¿Me estoy tomando descanso de las redes sociales y las tecnologías? ¿Estoy asumiendo responsabilidades que no son mías? ¿Estoy atrapado en mis propios pensamientos? ¿Estoy confundiendo hechos con sentimientos ¿Mantengo el contacto con personas que quiero y me quieren? ¿Practico alguna actividad física, de movimiento o relajación? ¿Estoy durmiendo bien y las horas de sueño que necesito? ¿Estoy alimentándome bien, aportando los nutrientes que mi organismo necesita? ¿Estoy planificando mis objetivos diarios con optimismo y mesura? ¿Soy capaz de comunicar como me siento cuando lo necesito?

Gestiono la ansiedad

    bottom of page